Siglo XVIII

Cacica Pasquala Leviguelen. Las disputas por el cacicazgo del lugar se repetían con cierta frecuencia y se prolongaban en el tiempo porque a falta de documentos, los litigantes respaldaban sus presuntos derechos con testigos. La cacica Pasquala Lebiguelen tuvo que enfrentar la demanda de Joseph Bigualilen, quien decía tener mejores derechos para ejercer el cargo. Finalmente el Maestre de Campo don Pedro de Acuña falló a favor de doña Pasquala.

Pumarino y Guzmán se apropian del pueblo. Como consecuencia de los abusos y el abandono de sus obligaciones del cacique Pasqual Guaguilen, producto de sus borracheras y robos, Bernardo Pumarino y Sebastián Guzmán se apropiaron del pueblo, quienes decían tener las providencias de la Real Audiencia que acreditaban su propiedad.

El 7 de diciembre de 1790 se logra apresar a Pumarino y Guzmán, y en presencia de todos los indios del pueblo se procede a restituir las propiedades a sus legítimos dueños.

Ambrosio O'Higgins protege Copequén. Dos meses más tarde, 5 de febrero de 1791, el propio gobernador Ambrosio O'Higgins, ordena: "Prevenir a don Bernardo Pumarino, que en caso de justificarse alguna ulterior queja contra él, por los indios de Copequén, se procederá a castigarle con el rigor de las leyes…"